SOMARÍ

Por: Danzavoces

Texto: Cristina Rossell

TEXTO: Rosanna Marín
VOZ EN OFF: Marcela Lunar
COREOGRAFÍA: Cristina Rossell
MÚSICA: Esperaré (Divas del Bolero)
VESTUARIO: María Claudia Rossell, José Antonio García, Cristina Rossell

Te esperé
y apareciste trajeado de sonrisa crepuscular
ofrendándome mansedumbre de laguna en páramo
pero en la transpiración de tus manos fui siendo cada vez menos
cada vez nada

nada

Te esperé
y esta vez me quedé trapecista colgando en tu mirada
apropiándote de mi risa / pájaros en tu cabeza
recorriendo mis piernas como largas autopistas
haciendo resonar mis caderas de tambor mayor

pero la fusión de los cuerpos no fue suficiente
y todo se trastocó en desmesura-desdibujo-desinterés

Te esperé
y fuiste cercanía
verde insondable
media luna
hoyuelo encantador

puro restalle en flor

entonces fui litúrgica geisha
espléndida y puntual
abnegada en la entrega
esperando lo inesperable

pero amor no es permanente susurro
ni pozo
ni desvelo sin remedio

el amor no es escondrijo

y renuncié a serlo

Te he esperado tan múltiple
y tan como fuera
que un día decidí no hacerlo más

pero siempre terminas viniendo como la necia ola junto a la piedra
como los ojos de un perro sin dueño
como el frío que nos sorprende fuera de temporada

Por tanto
determiné asumirme
una especie de Penélope neo-posmoderna quizá
que teje y desteje sueños de tu ausencia

mientras te espera

insoportablemente

Cuando Danzavoces me invita a escribir para la página hizo que me recordara de La Danza y la Palabra un librito de color magenta publicado por el difunto IUDANZA como parte del Programa de Ampliación Las Fronteras del Cuerpo, donde en palabras del maestro Paolillo propiciaban “la interrelación de dos realidades: la danza como cuerpo y la danza como verbo”; tanteemos seguir esa premisa.

Me pidieron hablar sobre Somarí, mi primer intento de pieza coreográfica, y me veo en la necesidad de hablar del nombre pues mucha gente me pregunta sobre su origen, muy sencillo: rememora y evoca a nuestro querido poeta Gustavo Pereira -responsable del prólogo de la Constitución- palabra que asigna para referir a una poesía muy breve y desenvuelta pero no por ello inerme.

¿Se advierte la equivalencia?

Somarí nació como un ejercicio coreográfico de mí para mí, pues como buena estudiosa de los idiomas disfruto trabajar con textos y trastocarlos, en principio la idea fue traducir la letra del bolero al lenguaje del cuerpo. De esta manera, inicié mi travesía (con pie de plomo), obligándome a dejar a un lado el miedo a la exposición, y a la peor de las críticas: la mía (risas).

Atrevimiento (como me dijo Miguel Issa de muy buena manera) que pagó con creces pues pude presentar el unipersonal como parte del Laboratorio Coreográfico del Ballet Teresa Carreño, y más aún tener el privilegio de disponer de una primera bailarina indiscutible como lo es Susan Bello.

LA TIPA

No intento usar la palabra de manera peyorativa, por el contrario es la palabra más acertada para describir el personaje pues tiene carácter, es fuerte y resuelta como toda una venezolana.
Aclaremos, no es la típica lectura del bolero, es una tipa que está segura de que el tipo va a volver, pero que en esa espera revienta de impaciencia y rabia, pues no soporta la circunstancia, confiada de que, como refiere la palabra misma, es pasajera y cambiará.

“mientras te espera
insoportablemente”

Léase que el poema dice en su final: insoportablemente, una posición muy concienzuda porque pudiera decir irremediablemente o irreparablemente, que sería la interpretación común – usual. Visto así, la tipa no está sumida en un sin remedio- moridera- despecho, sino más bien coquetea entre la certeza del futuro y la arrechera impotente.

LA FALDA

El vestuario en Somarí definitivamente no es un per accidens, así como se tradujo el texto y la letra del bolero a un paisaje gestual particular, sucedió el mismo proceso con el vestuario. La falda está repleta de representaciones-abstracciones-interpretaciones de las ideas y palabras que generaron el material corporal.

Dice Gustavo Pereira que:

La poesía debe ser vista
Como un cuerpo al que todos quieren besar
(aunque quema)
Y poseer
(aunque se deshace en las manos)

Lo mismo sucede con la danza… ¡vamos todos a bailar y a construir país!
¡Gracias Danzavoces!

This entry was posted on sábado, octubre 27th, 2012 at 12:13 am and is filed under Otras voces, Secciones. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed or trackback from your own site. Both comments and pings are currently closed.